Casa del PANI

 

Aquella casona de Cartago había sido puesta en venta, pero nadie la compraba. Quienes sabían que ahí, diagonal a Las Ruinas de Santiago Apóstol, salía un fantasma, apuraban el paso al pasar frente a ella.

Pero el 4 de setiembre de 1945, durante el Gobierno de Teodoro Picado, el Estado la adquirió para instalar en ese sitio, la sede del Patronato Nacional de la Infancia (PANI).

El temor de los compradores se fue, mas el fantasma siguió presente. En los corrillos brumosos aún se dice que un espíritu continúa apareciendo en el lugar y aseguran que se trata de una dama de alcurnia que vivió en la época colonial.

Esa versión fue fortalecida el 8 de agosto de 1969, cuando el entonces abogado del PANI, Fernando Runnebaum, autenticó la versión de una vecina que dijo ver al ser etéreo.

Este edificio ha sido declarado Patrimonio Histórico y es una de las casonas más antiguas de la ciudad de Cartago.

 

pani